Con una victoria impecable, Hamilton pone el campeonato más caliente que nunca

Hamilton se acerca a Sebastian Vettel a un punto en la pelea por el campeonato de pilotos de la máxima categoría
POR: Martha Elena Blanco el Dom, 16 de Julio de 2017, 02:01 pm
Martha Elena Blanco

Martha Elena Blanco | Coordinador

LN. Amante de la velocidad desde la andadera, acelera tus pulsaciones junto a mí en la carretera infinita de la vida, eres mi copiloto yo soy tu driver lleguemos hasta donde no exista tacómetro que marque los límites. Incendiemos el asfalto.  

Lewis Hamilton (Mercedes) no encontró rivales en casa, en un fin de semana perfecto para el piloto inglés. El tetracampeón de la Fórmula 1 se lo llevó todo: pole position, la vuelta más rápida de la carrera y, tras haber liderado todas y cada una de las 51 vueltas del Gran Premio de Gran Bretaña, también la victoria, cruzando la línea de meta por delante de su coequipero, Valtteri Bottas, y de Kimi Räikkönen, de Ferrari.

 

 

Apenas se apagaron los semáforos, Lewis Carl Davidson Hamilton traccionó de forma impecable su W08 para despegarse rápidamente del pelotón. Los dioses de la Gran Bretaña le sonreían al héroe local y todo parecía indicar que nada lo detendría, pero un contacto entre los pilotos del equipo Toro Rosso, Daniil Kvyat y Carlos Sainz, provocó la salida del auto de seguridad, lo que obligó al desfile de autos a reagruparse.

 

 

El breve receso no cambió el guion de la dramática competencia, que ofreció grandes momentos y batallas, pero que guardó lo mejor para el final cuando los dos pilotos de Ferrari poncharon las llantas a unos kilómetros de la meta, agregando una emoción inesperada a la victoria de Hamilton.

 

Primero, Kimi Räikkönen fue quien tuvo que arrastrarse a los pits con uno de los neumáticos delanteros a punto de despedazarse. El piloto finlandés había rodado 25 vueltas con esas llantas y, cuando parecía que se adjudicaría el segundo escalón del podio, esta parada en pits no planeada lo relegó detrás de Bottas.

 

 

Su situación se antojaba lamentable, cuando de pronto Vettel la hizo ver afortunada, pues el alemán abandonó la pista con una llanta prácticamente inservible y, entre tumbo y tumbo, recorrió gran parte del trazado casi con el rin, rogándole a todos los santos llegar al garaje para cambiar los neumáticos, completar los 300.307 kilómetros del GP y puntuar para poder mantener el liderato en el campeonato de pilotos.

 

 

Tras la agonía, que comenzó con una pésima arrancada en la que perdió el duelo contra Max Verstappen y terminó con una improvisada detención en pits, Vettel logró cruzar la línea de meta en la séptima posición para sumar seis puntos que aún le permiten mantener el liderato del campeonato de pilotos, sólo un punto encima del héroe del día, Lewis Hamilton (176 puntos).

 

 

Detrás de Hamilton, las remontadas de Valtteri Bottas y Daniel Ricciardo (Red Bull) fueron hazañas dignas de reconocimiento, pues le dieron a la carrera grandes emociones. El de Mercedes arrancó en la novena posición a causa de una penalización que lo relegó cinco lugares en la parrilla; en los últimos metros de la competencia, un vuelco del destino, le permitió completar el segundo 1-2 de su equipo en la temporada, y consolidarlo como el líder del campeonato de constructores con 330 unidades (45 más que Ferrari).

 

 

Sin menos mérito, la actuación de Ricciardo le valió para ser nombrado el piloto de la carrera, luego de que el australiano escalara quince posiciones, (arrancó hasta atrás) y, con derroche de talento, logró acosar a cuanto piloto se le pusiera enfrente para cerrar la batalla por delante de Nico Hulkenberg (Renault), en la quinta posición.

 

 

Por desgracia para la afición mexicana, la actuación de Sergio Pérez no dio los frutos que el piloto tapatío esperaba y tuvo que conformarse con la novena posición.

 

Tras una arrancada poco favorable en la que perdió dos posiciones, Checo tuvo que luchar a lo largo de la carrera con su coequipero en Force India, Esteban Ocon, al que por momentos parecía tener a su merced sin poder superarlo.

 

 

Lamentablemente para el tapatío, con los dos puntos que rescató en el Reino Unido no pudo mantener el sexto lugar del campeonato de pilotos al que había accedido la semana pasada, en el Gran Premio de Austria, y nuevamente se lo cedió a Max Verstappen, ya que el piloto de Red Bull supo negociar sus posibilidades de buenos resultados y, tras el incidente de Vettel, se encontró con 12 puntos que no esperaba.

 

 

Una gran ovación y el trato de una estrella de rock en la recta principal por parte de la, reconocieron el trabajo de Lewis Hamilton, quien con su quinta victoria en casa se convirtió en el segundo piloto inglés que más veces ha ganado un GP de Gran Bretaña, junto con Jim Clark, y el primero en la pista de Silverstone, una marca que antes sólo antes había alcanzado Alain Prost.

 

 

Antes del receso veraniego, la Fórmula 1 disputará en un par de semanas una carrera en Budapest, el siguiente escenario para un campeonato que cada vez luce más cerrado.

 

Fotos: Reuters y Red Bull

 

Síguenos en Twitter @atraccion360 y Facebook, o visita nuestro canal de YouTube

 

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de atraccion360.com

Videos recomendados
Lo que pasa en la Red