Honda CR-Z, un híbrido súper deportivo

POR: Cristian Moreno el Jue, 07 de Febrero de 2013, 07:04 pm
Cristian Moreno

Cristian Moreno |

Amo los autos y me apasiona la movilidad. Coordinador del concepto  Atracción en sus distintas plataformas. Editor del periódico Excélsior y conductor en Excélsior Televisión. Consultor, conferencista y colaborador del programa de radio Autos en Imagen. Ciudadano del mundo, hecho en Cuernavaca. 

 

Aunque usted, no lo crea... A diferencia de la mayoría de los híbridos que se comercializan en nuestro país, en el caso de este vehículo éste debería ser uno de sus últimos argumentos de venta pues, antes que presumir sus dos motorizaciones, el CR-Z tiene, cuando menos, un póquer de ases bajo la manga, que combinados lo harán uno de los lanzamientos más importantes del año que apenas comienza.

 

Si bien, a nuestro arribo a la costa de Quintana Roo, el sol parecía faltar a la cita y con los escasos rayos de luz que apenas se dejaban ver sobre el autódromo de Cancún, tras la lluvia que a ratos parecía volver, creíamos perdida la encomienda. Más tarde entenderíamos que éstas fueron las condiciones ideales para comprobar las capacidades de un auto que, antes de presumirnos que era un híbrido, nos retó a que probáramos su lado más deportivo.

 

A la espera de que llegara el último instructor y tras las indicaciones de seguridad que el equipo de Exotic Rides compartió con nosotros, nos permitieron dar una primera vuelta de reconocimiento a bordo del 2+2, que no tardó en darnos las confianza suficiente para comenzar a exigir un poco más de potencia al auto.

 

Uno a uno los giros que le dimos a la pista fortalecieron nuestra confianza para entrar cada vez más rápido a las curvas. El aplomo y agilidad que pudimos encontrar en este vehículo nos comprobaron que estará a la altura de deportivos de la talla de un Mini, Swift Sport o un 500 Abarth, gracias a un centro de gravedad bajo y a un chasis orientado a una conducción que privilegia la diversión. Ni el agua ni las rápidas curvas del circuito pudieron sacarlo de control y, en todo caso, retaron a las asistencias electrónicas que nos permitieron sentirnos pilotos de carreras, al menos por unos instantes.

 

Para descubrir las intenciones de su carrocería, que podrá gustar o no a las masas, sólo basta con pararnos frente al auto, pues a primera vista deja en claro sus pretensiones deportivas, gracias a su línea hatchback que integra una pronunciada caída coupé la cual beneficia su aerodinámica.

 

Por dentro las cosas van en el mismo tenor. Al acomodarnos el asiento, que si bien no es incómodo en las plazas delanteras a pesar de un diseño que ofrece buenos niveles de sujeción, nos encontraremos frente a un tablero muy parecido al del Civic, cuyo diseño en tercera dimensión luce muy futurista, gracias en parte al juego de luces que parece sacado de un videojuego.

 

La combinación de materiales y detalles como los filos en rojo en las puertas y los asientos pretenden exaltar su lado racing.

 

Sin embargo, como buen deportivo, el espacio es apenas justo. En la segunda fila, que retoma la configuración que se vende en Japón y en buena parte del continente europeo, no se recomienda llevar algo más que equipaje o niños. Sin embargo cabe destacar que, en contraste, el espacio de la cajuela es muy generoso.

 

El equipamiento ofrece un sistema de audio bastante aceptable y conexiones auxiliares miniplug, así como USB, que permiten sincronizar música desde cualquier reproductor de audio, sin embargo no será posible integrar sistema de navegación ni bluetooth.

 

 

Acelerador a fondo

 

Primero en pista y más tarde en la carretera camino a Tulum, pudimos comprobar que las diferencias en sus tres modos de manejo (Sport, Normal y Econ) nos permiten tener tres autos en uno, pudiendo conducir un respetuoso caballero en la ciudad y a un auténtico misil en carretera, que gracias a las paletas de cambio y al botón S+ que nos permite extraer la energía extra de un de boost eléctrico para incrementar la aceleración a fondo por algunos cinco segundos, podríamos olvidarnos que lo que conducimos es un vehículo híbrido, salvo por el momento en el que llenemos el tanque de gasolina, cuando toda la tecnología de Honda se pondrá al servicio de nuestro presupuesto.

 

Sin lugar a dudas, este es el auto más divertido y representativo de lo que actualmente es capaz de hacer Honda. Qué lástima que no haya más vehículos como éste.

 

 

A simple vista no es para todos

 

Aunque la lista de virtudes de este vehículo es amplia el que, a diferencia de otros países, en el nuestro no haya incentivos para tecnologías amigables con el medio ambiente, aunado a que su segmento no está del todo definido, Honda pretende colocar tan solo 400 unidades de este auto de nicho, que definitivamente roba miradas a su paso.

 

 

» A detalle el CR-Z:

 

Motor eléctrico: 144V

 

Potencia hp: 20

 

Torque lb-pie: 58

 

Motor gasolina: 1.5L de 4 cilindros

 

Potencia hp: 117

 

Torque lb-pie: 107

 

Transmisión: Automática CVT con paletas de cambio al volante

 

Frenos: De disco con ABS

 

Bolsas de aire: Frontales, laterales y de cortina

 

Otros sistemas: HSA (Ayuda de arranque en pendientes), VSA (Asistente de estabilidad) y TSC (Control de tracción).

 

Aclaración:
El contenido mostrado es responsabilidad del autor y refleja su punto de vista, mas no la ideología de atraccion360.com

Videos recomendados
Lo que pasa en la Red