Un grupo de estudiantes mexicanos creó una silla de ruedas controlada por el cerebro.